Reseña El Motín

Después de un año de la publicación de mi novela El Motín, me he lanzado a revivir aquel Madrid de 1.836.

He visitado de nuevo los lugares donde Felipe y Marian habitaron, donde se encontraban, donde recrearon sus vidas y su amor.

“La calle de Alcalá crece con las horas del día, repleta de gentes en desorden, tráfico de carruajes y cabalgaduras. Es un vivificante anuncio de los tranquilos paseos del Retiro”.

Me paseo hoy por las calles testigos en esa época de la intriga, la persecución y el crimen. Pero también son los dulces corredores de la vida ruidosa de un Madrid apasionante.

“Me deslizo entre la gente como una anguila herida. Sus rostros son muecas agresivas, carnaval cruel que celebra la muerte, euforia cainita”.

Y me he detenido bajo los balcones de la calle Postas, ese refugio íntimo donde Felipe guardaba la llama de su amor, el dolor del amigo asesinado y la sombra de su desengaño.

“Giro a la derecha y he llegado. La calle Postas, recién anochecida, se asemeja a un oasis urbano. Tranquila y vacía de movimiento. Húmeda, apenas alumbrada. Rincón sin suntuosidades donde reposar seguro y olvidado”.

¡Qué bello placer el perderse en aquellos momentos de la ficción creada en El Motín desde la realidad de una mañana luminosa! Si tenéis la ocasión, no dejéis de regalaros un paseo por estos lugares.

Si te ha gustado puedes compartirlo

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Feliciano González

Feliciano González

Mi creación artística gira entorno a la pintura, la poesía y la novela.

Mi nuevo libro

Últimos artículos

Homenaje

Homenaje Es muy inspirador descubrir en una plaza de tu pueblo un pequeño rincón donde la paz ha florecido con la sonrisa del recuerdo. En

Breve tratado sobre la estupidez humana

Breve tratado sobre la estupidez humana Ricardo Moreno Castillo   La estupidez humana ha sido un tema recurrente en la historia del pensamiento. El gran

Mil Doscientos Pasos, Juan Cruz

Mil Doscientos Pasos Primeras Personas Juan Cruz   Tan pronto advertí que estaría allí firmando libros, me acerqué a saludar a Juan Cruz en la

Suscríbete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad