Feliciano González

Los Dos Lados

Los Dos Lados

Teresa Cardona

Teresa Cardona nos ha ofrecido con Los Dos Lados una novela de enorme calidad. Y lo es por el desarrollo de la historia y por la altura literaria del lenguaje. La historia se desarrolla en San Lorenzo del Escorial, una hermonsa población en el noroeste de la provincia de Madrid,  en dos momentos temporales: 1989 y 2016. En uno de los veranos de ese espectacular lugar, donde familias, principalmente de Madrid, ocupan elegantes villas, se teje un entramado de relaciones que provoca un crimen abominable. El culpable es identificado y condenado. En un salto temporal, ese mismo culpable es encontrado muerto. Dos agentes de la Guardia Civil se encargan de la investigación. La historia nos lleva siempre avanzando y retrocediendo en el tiempo, entrelazando la psicología de los personajes con los hechos que ocurren. Se trata de dos crímenes que se explican entre sí, que se requieren para avanzar en el desenlace. Teresa Cardona nos ofrece sus reflexiones sobre un perfil humano muy específico: el narcisista. Entender los rasgos de este perfil es entender la trama de la obra.

Una novela genial, recomendable, de elegante expresión y equilibrada evolución en la presentación de los personajes, sus emociones y pasiones, sus miedos y frustraciones. Teresa Cardona conoce bien los lugares donde se desarrolla su historia y esto produce un marco ficticio que, a quienes también conocemos San Lorenzo del Escorial, nos transporta desde la ficción a la realidad de forma magistral.

Enhorabuena por esta obra ejemplar, y por el éxito alcanzado, Teresa Cardona.

Si te ha gustado puedes compartirlo

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Picture of Feliciano González

Feliciano González

Mi creación artística gira entorno a la pintura, la poesía y la novela.

Mi nuevo libro

Últimos artículos

En el jardín del ogro

La autora, sin apresurarse en el fujo narrativo, no nos deja reposo. El destino, marcado por la enfermedad de Adèle y la personalidad de Richard, nos acaba indicando el final. No es una tragedia, no es una novela romántica. Tal vez pueda considerarse próxima a una novela costumbrista de hiriente carga psicológica. O algo de todo ello.

Suscríbete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad