Feliciano González

Ha amanecido ya, amor

Ha amanecido ya, amor,

lo sé porque presiento tu piel cercana,

escucho el rumor dormido de tus ojos

y se lanzan mis brazos a abarcarte,

son estos instantes en que un latido

se abre al día, recién nacido,

cuando vuelco la alforja de mis deseos

sobre el suelo frío, como monedas

rodando por tus sienes tendidas,

treinta monedas de alma en pago

de la extensión de vida que te arrebato,

donde quiera que reposes, dondequiera,

amor, que viajes.

Si te ha gustado puedes compartirlo

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Picture of Feliciano González

Feliciano González

Mi creación artística gira entorno a la pintura, la poesía y la novela.

Mi nuevo libro

Últimos artículos

En el jardín del ogro

La autora, sin apresurarse en el fujo narrativo, no nos deja reposo. El destino, marcado por la enfermedad de Adèle y la personalidad de Richard, nos acaba indicando el final. No es una tragedia, no es una novela romántica. Tal vez pueda considerarse próxima a una novela costumbrista de hiriente carga psicológica. O algo de todo ello.

Suscríbete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad