Feliciano González

Y Si Mañana

Y Si Mañana, Miquel Sanchis

Una reseña para un viaje emotivo

Recorrer la historia narrada por Miquel Sanchis en su novela Y si mañana ha sido un viaje emotivo, cargado de momentos intensos, y, especialmente, momentos donde la presencia del autor se adivinaba a cada paso, en cada rincón habitado. La historia narra la vida de Julia Ferrán, escritora de reconocido éxito, desde su modesta y áspera niñez, su dura adolescencia, marcada por sucesos que transforman su vida huérfana, pero que, a su vez, le abrían una nueva etapa de su vida, y finalmente su nueva identidad inmersa en su pasión por la escritura. La vida trata a Julia con aspereza, como si fuera objeto sufridor del juego injusto de la vida. La muerte marca de un golpe su visión de sí misma, transforma su forma de relacionarse con el entorno, desde una posición al tiempo huidiza y a la vez generosa. Pero dentro de Julia, una sola fuerza imponía su criterio, incapaz ella de someterla bajo el control de la razón: el amor. Julia sufre el desengaño, se reinventa a sí misma, triunfa en ese esfuerzo, y se deja caer de nuevo en los engaños del amor apasionado. Pierde todo lo que le rodea, en su intimidad, en su familia, le queda el éxito, tal vez su empeño sin descanso en trascender su persona a través de sus novelas es parte de su fracaso personal.

Una mujer que aparece como vértice inspirador de su vida es su tía, la cantante Toñi del Monte. Cuando, muchos años después, Julia la recuerda dice: “Sentí orgullo de ser la sobrina de una mujer libre, que vivió fuera de lo que la sociedad dictaba. Juré, besando una fotografía de la revista, que intentaría ser igual que ella”. La opresión social, que tan amargos recuerdos de su niñez y adolescencia le provocaba, es la sombra anímica con la que Julia lucha sin reposo, ese modelo de mujer libre en una época donde ser nadie, o ser diferente, se castigaba sin piedad. Momentos como éste, intensamente cargados de emoción y fuerza, nos hacen sentir la pulsación del propio autor en la narración, un algo muy personal que expresa a través del personaje.

He elegido detenerme en otro momento que me pareció digno de atención. Julia es invitada a una cena en la editorial, por primera vez rodeada de otros escritores de renombre que, novel en ese universo, elogian su primera novela. Otros la ignoran visiblemente, quizá movidos por la envidia. Ella analiza la situación, acelera su aprendizaje sobre cómo socializar en esos círculos literarios selectos, observa, toma nota, reflexiona y nos hace partícipes de sus primeras impresiones: “Decidí, en ese momento, no volver jamás a ninguna celebración que organizara la editorial. No llevo bien los egos desmedidos de algunos compañeros, esos que se creen por encima del resto de los mortales, que nos miran con indiferencia, como si nos perdonaran la vida. Esos dioses de plástico sin cerebro a los que la gente adula y admira sin razón aparente”. Esta reflexión del personaje principal de la obra de Miquel Sanchis nos mueve a la solidaridad con la escritora en ese momento en que se abre a una carrera literaria prometedora. De nuevo, una posición firme de la mujer libre que está determinada a ser. Un compromiso con la libertad personal que la lleva a reafirmarse cuando, en otro momento posterior de su vida comprueba que sigue siendo juzgada por su pasado remoto, por quien fue, por ser hija de quien ella fue hija, sin que el entorno asfixiante de su lugar natal valorara lo que ella había ya conseguido en la vida. Con dolor, nos dice: “La memoria de los pueblos es infinita y no perdona. Queda una mancha que marca para siempre a los descendientes, que pagan las culpas de sus antepasados”.

Y mi última mención de esta obra genial es su capítulo 80. Julia se enfrenta a su pasado desde la realidad de la muerte, cuando los principales hacedores de su dolor han muerto. Frente al nicho donde reposa ese amor que ha conducido, como columna vertebral, la historia oculta de su vida íntima se abre y, por fin, le relata, cara a cara, todo el compendio de gozo y dolor de toda una larga vida que va acercándose a su ocaso, incompleta, intensa y desdichada. “Buenas noches, mi amor. Descansa”.

Y si mañana relata, a través de su protagonista, toda una vida, de comienzo a fin. Un eje común trasciende la historia, la fuerza inmanejable del amor teñido de desengaño, que condiciona la vida y la somete. Entorno a ese centro íntimo, una sociedad injusta, desigual, brutal en ocasiones, sorda a los sentimientos, obsesionada con el éxito a cualquier precio, imprime en claroscuro lo más legítimo de la protagonista. Y, en ello, Miquel Sanchis, también ofrece mucho de lo más genuino de sí mismo.

¡Qué viaje el del lector que se aventura en esta maravillosa novela!

Si te ha gustado puedes compartirlo

WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Picture of Feliciano González

Feliciano González

Mi creación artística gira entorno a la pintura, la poesía y la novela.

Mi nuevo libro

Últimos artículos

Ayer soñé que vivía

poema Ayer soñé que vivía publicado en la revista Amalgama de Letras en junio 2024

Suscríbete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad