Breve sonata de otoño

 

Para encontrarme me diluyo en el robledal,

en estos conocidos escenarios, tan familiares,

en abierto quejido de vida que transita

en un adiós de colores y esencias dispares,

aún de regatos secos y cálido viento,

recorriendo las ramas impúdicas

que se desnudan como damas desvergonzadas

mostrando sus pechos al anochecer,

los velos amarillo fuego de los tilos

descubren los hombros suaves femeninos

de un invierno de ramas oscuras

dispuestas a presentarle batalla

a la soledad helada del cierzo

y la nieve,

 

cada paso es un retorno, una memoria

cada hoja seca que flota hacia el vacío

y reposa en la hojarasca seca,

no hay destino ni llegada en los brazos pardos

de este sol que no ciega ni arde,

con voz inaudible devuelve a los sentidos

la vida hurtada en tan larga jornada,

lágrimas de cera virgen devuelven el eco,

hoy en llamas,

de voces que fueron carne y sangre,

pasión y sentido latente, y en este vaho

de la tarde que se aferra a no discurrir,

los ásperos dedos con que escribo

ahogan sin quemarse la tenue llama

de la candela que me habita.


https://www.felicianogonzalez.com/poesia/

https://www.facebook.com/groups/2034901540088585

https://www.facebook.com/groups/1640184302919614